Home » Actualidad » La ola de frío siberiano que llegará hoy a navarra puede ser de las más frías desde 1950

La ola de frío siberiano que llegará hoy a navarra puede ser de las más frías desde 1950

Comparte/Banatu

LAS TEMPERATURAS MÁS BAJAS SE REGISTRARÁN EL VIERNES Y SÁBADO Y REMITIRÁN A PARTIR DEL LUNES, SEGUN LA AEMET

A ola de frío siberiano que ya ayer por la tarde hizo su aparición en la geografía foral se intensificará en las próximas horas hasta alcanzar las cotas más altas -en este caso las más bajas- mañana viernes y el sábado, según estimaciones del delegado de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en Navarra, Rafael Requena, quien apuntó que se trata de una ola de frío seco que puede hacer descender los termómetros a 15 grados bajo cero en núcleos urbanos de la zona pirenaica (Roncesvalles o Isaba, donde está activada la alerta roja); hasta 20 bajo cero en los montes altos; hasta -8ºC en Pamplona y hasta unos cinco bajo cero en Tudela, dejando a cero la temperatura más alta en la capital, entre otros municipios.

Las precipitaciones que pueda haber el sábado -precisó Requena- serán en forma de nieve. “No obstante, el aire frío siberiano no se caracteriza por su humedad. La nieve no es en este caso significativa aquí, aunque sí lo será en lugares donde no es habitual, como el norte de África”.

Esta ola de frío polar continental, según su nombre técnico, no es desconocida en invierno, ya que se produce aproximadamente una vez cada siete u ocho años aunque en esta ocasión sí “podría ser de las cuatro más frías desde 1950”, apuntó el delegado de la AEMET tras comentar que la de 1956 fue notable “no tanto por las bajas temperaturas, que lo fueron, sino porque se prolongó durante casi todo el mes de febrero (del día 1 al 26)”.

Lo que sí puede caracterizar a la ola de frío que congela Navarra es que, al estar acompañada de viento, además de las bajas temperaturas, la sensación térmica será de “aún más frío” debido a los vientos del nordeste de entre 30 y 40 kilómetros por hora y de hasta 70 u 80 kilómetros, según zonas.

La AEMET prevé que a partir del domingo la situación comience a suavizarse y que suban las temperaturas, pero “seguirá el frío ya que, aunque los termómetros suban siete u ocho grados, las mínimas pueden continuar bajo cero y las máximas rondar los cinco o siete grados sobre cero”. Según Requena, “a partir del domingo, incertidumbre”.

A RESGUARDO Ante estas predicciones un tanto alarmantes, desde la Administración Foral, Cruz Roja y otros entes sociales se han hecho públicos los clásicos consejos para sobrellevar los rigores del invierno con precaución y tener en cuenta a las personas más vulnerables (infancia, ancianos, enfermos crónicos y personas dependientes). Así, se recomienda vigilar cañerías (para que no se congelen), tejados, chimeneas y la ventilación de lugares en los que haya estufas y braseros (para evitar intoxicaciones e incendios), y que no se apague del todo la calefacción; mantener algún grifo abierto, evitar coger el coche y las salidas montañeras.

El Gobierno sugiere mantener la calefacción funcionando al mínimo durante la noche para que las tuberías no se vean afectadas por las bajas temperaturas y revisar tanto la instalación eléctrica como los puntos adecuados para conectar las estufas eléctricas y así evitar una sobrecarga de la red.

Como consecuencia de las bajas temperaturas es posible que se formen placas de hielo con carácter generalizado en la red foral de carreteras y, por este motivo, el consejo es dejar el coche particular y utilizar el transporte público.

Para los casos en que sea necesario coger el vehículo propio, se recomienda informarse previamente de la situación meteorológica y del estado de las carreteras (www.incidenciascarreteras.navarra.es o 900 400 100) y, si hay hielo en la calzada, con placas generalmente en zonas sombrías, conducir con marchas cortas, no hacer giros, frenadas o aceleraciones bruscas, y no pisar el freno en un tramo helado sino frenar reduciendo la marcha.

En caso de retenciones, es mejor permanecer dentro del vehículo si hay poca visibilidad, aunque en tal caso es preciso señalizar el lugar y encender el motor y la calefacción diez minutos cada hora con una ventanilla bajada unos milímetros para facilitar la entrada de aire puro mientras el motor esté en marcha. En el supuesto de que el coche se encuentre en un lugar con nieve, hay que asegurarse de que esta no obstaculiza la salida del tubo de escape.

A MONTAÑEROS Y ESQUIADORES Para los montañeros la recomendación es que no salgan durante la ola de frío o que, si lo hacen en caso de ser experimentados, vayan acompañados, a una zona adecuada en función de su preparación física y de su conocimiento de la montaña, y avisen de la ruta que tienen previsto seguir. El Gobierno subraya que también se debe estar informado de la localización de los refugios donde poder resguardarse y llevar ropa de abrigo y de repuesto, teléfono móvil, GPS, alimentos energéticos, agua y material en condiciones, sin sobrecargarse excesivamente. En el caso de los esquiadores, el consejo es que esquíen dentro de las estaciones y eviten hacer travesías fuera de los lugares señalizados o seguros.

Por otro lado, ante la previsión de nevadas en las carreteras de montaña y de heladas, el departamento de Fomento ha preparado un dispositivo formado por 41 equipos quitanieves que trabajarán en las autovías de Leitzaran (A-15), del Norte (A-1), de la Barranca (A-10), las carreteras Pamplona-Behobia (N-121-A), Pamplona-Francia, por Baztan (N-121-B) y Pamplona-Tudela (N-121), así como en las carreteras de los valles pirenaicos, Ollo, Basaburua, Ultzama y Goñi; los puertos de Lizarraga, Urbasa, Carrascal, Loiti, Aibar; y los accesos a Meano y Lapoblación, entre otras. El dispositivo se ampliará hasta los 57 equipos quitanieves recorriendo, además de las vías anteriores, la Ronda de Pamplona (PA-30), los accesos a la capital, la Autovía del Ebro (A-68) y otras vías de los distritos de Tafalla y Tudela.

UNA DE LAS OLAS MÁS FRÍAS DESDE LOS AÑOS 50 La ola de frío polar continental que afectará a partir de este jueves a España se produce aproximadamente una vez entre siete u ocho años y, de hecho, “esta podría ser de las cuatro más frías desde 1950”, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Así, el portavoz de la AEMET, Angel Rivera, ha explicado que esta situación “no es desconocida en invierno”, pero ha añadido que, en este caso, además de las bajas temperaturas, la sensación térmica será de “aún más frío” debido a los vientos del nordeste de entre 30 y 40 kilómetros por hora y de hasta 70 u 80 kilómetros por hora en el cuadrante nordeste y Baleares.

En este contexto, ha precisado que el temporal consiste en un anticiclón que se extiende por el norte de Europa con un eje inclinado nordeste-suroeste y que lleva un borrasca fría al sur en torno al Mediterráneo y sur de Europa. Esto implicará una descarga de viento del nordeste que arrastra masas de aire que proceden de Rusia o el interior de Europa y, a veces, de la propia Siberia.

Según ha indicado, ese es el motivo por el que se conocen como “olas siberianas”, aunque ha detallado que su nombre técnico es “aire polar continental”, el cual se distingue del aire polar marítimo en que el segundo es menos frío y más húmedo, mientras que este es más frío y de carácter seco. “Esta tipo de masas de aire son las que más frío pueden traer a España”, ha apuntado.

En este contexto, el portavoz de la AEMET ha apuntado que el inicio de esta ola viene precedido asimismo de una descarga de aire frío que recorrerá la Península “desde este jueves a mediodía, de nordeste a suroeste” y que, a su paso dejará precipitaciones de lluvia y sobre todo de nieve a partir de 400 o 500 metros de altura, aunque salvo en las cordilleras, las nieves no serán “muy importantes”.

MÁS NIEVE EN AFRICA QUE EN ESPAÑA Rivera ha advertido que a lo largo de este jueves esta masa de aire frío cubrirá toda España e incluso rebasará la Península y llegará al norte de Africa, donde destacará por las temperaturas mínimas en el norte de Argelia, Túnez o Libia que serán “significativas” y donde la nieve hará presencia, “de hecho de forma más destacable que en España”.

En cuanto a la duración de la situación, el portavoz de la AEMET, considera que se prolongará el jueves, el viernes y el sábado y que comenzará a disminuir el domingo.

Así, ha adelantado que en España lo que pasará es que una corriente de vientos fuertes de unos 30 a 40 kilómetros por hora y que en la zona de Cataluña, Baleares y Aragón, la tramontana y el cierzo podrían llegar hasta los 70 u 80 kilómetros por hora.

De este modo, ha dicho que se espera que las temperaturas máximas sean “muy bajas” y que se queden entre los 0 y los cinco grados centígrados en buena parte de la península. Incluso en muchos sitios de Castilla y León, Navarra y el norte peninsular las máximas rondarán los cero grados.

En cuanto a las mínimas, prevé que los termómetros no suban de los -5 a -10 grados centígrados en la mayor parte de España, que lleguen a -14 grados centígrados en zonas de montaña e incluso hasta -20 grados centígrados en alta montaña. “Sin embargo, la sensación térmica será todavía más fría, debido a las fuertes rachas de viento polar”, ha subrayao.

En cuanto a precipitaciones, ha avisado de que donde más nevará será en la costa de Cataluña, en la costa del país Vasco y unos kilómetros hacia el interior y, sobre todo serán más importantes en Baleares donde las precipitaciones serán sobre los 200 metros e incluso podría nevar en la costa.

A partir del domingo, la tendencia es que esta situación comience a disminuir por la mitad occidental peninsular, aunque la tendencia general apunta a que la situación comience a aminorar de virulencia y que las temperaturas empiecen a subir a partir del lunes en la mitad oeste peninsular. En cuanto a la mitad este y Baleares, la situación se prolongará hasta el martes. La estabilización o normalización en todas las zonas no llegará hasta el miércoles.

En general, las zonas más frías serán las situadas al norte de una línea imaginaria desde La Coruña a Almería. Esta entrada  pueblos de España

ANTECEDENTES Esta masa de aire es “bastante más fría que en otras ocasiones”, ya que esta situación se afecta a España una vez cada siete u ocho años. En lo que va del siglo XXI se conocen dos situaciones similares, en diciembre de 2001 y en enero de 2005, aunque “esta las podría igualar o incluso superar”.

Por otro lado, desde los años 50 del siglo pasado esta situación se ha producido entre siete u ocho ocasiones, la mayoría de ellas en las décadas de los 50, 60 y comienzos de los 70 y menos en los 80 y 90. La de esta ocasión se podría situar entre las cuatro más fuertes desde 1950. Es una situación bastante intensa, de bastante frío y no estamos acostumbrados a este tipo de entradas tan severas que no se estaban produciendo mucho.

La ola de frío “paradigmática” de este tipo se remonta a 1956, cuando España estuvo afectada del 1 al 20 de febrero y provocó graves daños a la agricultura y la industria. “Aquello fue un hito en la historia de España”, ha concluido.

Fuente: Diario de Navarra


Recuerda que puedes participar en el foro zizurardoi.com:
[Foro zizurardoi.com]


Comparte/Banatu

Te recomendamos:

El parque Sendaviva recibió más de 1.400 visitantes este sábado

Comparte/Banatu El parque lanza durante el mes de julio el concurso #MomentoSendaviva en Instagram con …

Copyright © 2019 - Zizur Mayor Ardoi - Todos los derechos reservados.